DISCALCULIA

Calculia o dificultades en el aprendizaje de las matemáticas es un trastorno específico del aprendizaje consistente en ciertas dificultades tanto en la adquisición como en el desarrollo del cálculo, retrasando por tanto el aprendizaje de las matemáticas. El término discalculia se refiere específicamente a la incapacidad de realizar operaciones de matemáticas o aritméticas.

 

La primera definición neuropsicológica del discalculia de desarrollo fue propuesta por el investigador Kosc (1974), que la definió como “dificultad en funcionamiento matemático resultado de  un trastorno del procesamiento matemático de origen cerebral sin compromiso de otras áreas del aprendizaje”.  Esta definición es la misma que hoy utilizan los investigadores en neurología cognoscitiva al buscar las causas y las características de la discalculia.

CLASIFICACION

Además encontramos la  discalculia escolar natural, verdadera y secundaria. La primera la padecen algunos niños en el inicio del aprendizaje aritmético, pero se va corrigiendo con el paso del tiempo. Si el problema persiste y se afianzan las dificultades y los errores que cometen, se le denomina discalculia escolar verdadera. Por último, la secundaria, es la más compleja pues tiene mayores implicaciones en el aprendizaje, existe un déficit global del aprendizaje.

¿A QUIÉN AFECTA? ¿A QUÉ EDAD SE MANIFIESTA?

La discalculia suele presentarse en la infancia. Lo más común es que se haga evidente a los ocho años, aunque se observan casos de niños que ya muestran síntomas a los seis años, y otros casos en los que el trastorno no se detecta hasta diez años después.

¿CÓMO SE DESARROLLA? ¿QUÉ CONSECUENCIAS TIENE PARA EL INDIVIDUO?

 

Un individuo con discalculia presenta tres síntomas que le identifican. El primero de ellos, como hemos visto anteriormente, es que la capacidad de cálculo es mucho menor, en comparación con las habilidades habituales según la edad del sujeto, la escolaridad propia de esa edad, y el coeficiente de inteligencia.

El segundo sintoma se refiere a los déficits sensoriales. si un paciente posee un deficit sensorial, la dificultad sensoria, la dificultad habitual para ese deficit. pongamos un ejemplo: si una persona es invidente, sus habilidades para el calculo serán menores que las del resto de personas con esa discapacidad.

El tercer y último síntoma es la interferencia entre la poca capacidad de cálculo y el rendimiento académico. La discalculia provoca el poco rendimiento escolar de los niños afectados, así como la ineficacia en actividades diarias que requieran capacidad de cálculo (hacer las cuentas del hogar, devolver un cambio, etc.).

A modo de resumen, podemos señalar cuatro áreas de deficiencia dentro de la discalculia:

  1. Área matemática: Es la que engloba toda la discalculia. Como hemos visto anteriormente, los principales problemas en este campo son las operaciones básicas (sumas, restas, divisiones y multiplicaciones).
  2. Área lingüística: Existen dificultades en la comprensión de términos relacionados con las matemáticas. También existen dificultades a la hora de convertir problemas matemáticos en símbolos, como por ejemplo sacar una ecuación de un enunciado lingüístico.
  3. Atención: También existen dificultades a la hora de copiar figuras y símbolos operacionales correctamente.
  4. Percepción: En este área de deficiencia, hay problemas para reconocer y entender los símbolos. Tampoco se ordenan los grupos numéricos de forma correcta.

Lo que sí es importante es que, una vez que se observa la discalculia en un niño, se proceda a mejorar sus habilidades y a proporcionarle un tratamiento. Los pacientes con una discalculia poco o mal tratada tienen un mayor riesgo de presentar dificultades académicas, que se relacionan con la frustración, la baja autoestima, e incluso la depresión. Debido a estos problemas, el niño puede presentar irregularidades en su comportamiento, rehusar ir al colegio, etc.

LA EVALUACIÓN NEUROPSICOLÓGICA

 

Además encontramos la  discalculia escolar natural, verdadera y secundaria. La primera la padecen algunos niños en el inicio del aprendizaje aritmético, pero se va corrigiendo con el paso del tiempo. Si el problema persiste y se afianzan las dificultades y los errores que cometen, se le denomina discalculia escolar verdadera. Por último, la secundaria, es la más compleja pues tiene mayores implicaciones en el aprendizaje, existe un déficit global del aprendizaje.

Nos permite delimitar cuál es el rendimiento en diferentes funciones cognitivas. En este sentido, debemos evaluar el coeficiente intelectual general, la atencion, la memoria, las funciones visuoespaciales y visuoperceptivas así como las funciones ejecutivas.

Además, la exploracion neuropsicologica debe incluir una evaluacion exhaustiva de las capacidades numericas, desde los aspectos más basicos hasta lós más complejos. 

En este sentido, hay que evaluar:

  • La linea numerica mental.
  • La capacidad de calculo exactto y aproximado.
  • Los mecanismos de transcodificacion.
  • El conocimiento de las reglas.
  • La capacidad en la resolucion de los problemas.

En la discalculia no necesariamente todas estas capacidades deben estar alteradas, aunque en muchas ocasiones la afectacion es general.

¿CÓMO PREVENIRLA Y CÓMO CORREGIRLA?

La discalculia se presenta en una etapa muy temprana, siendo el primer síntoma la dificultad en el aprendizaje de los dígitos. Ello se debe a que el niño no entiende la correspondencia entre el dígito y la cantidad, y comienza a ver que las matemáticas son complicadas. La correspondencia entre lo concreto (la cantidad) y lo abstracto (el símbolo), es un paso que el niño con discalculia, se ve incapaz de entender.
Se utilizan patrones (que sirven para hacer la transición) y plastilina (que sirven para que aprendan el concepto), que están basados en la forma en que los antiguos comprendían las matemáticas, ya que trabajaban con materiales concretos (semillas, barras de arcilla, cuerdas con nudos…). El ábaco es un intento bastante bueno para acercar a los niños a lo concreto, sin embargo en los colegios enseguida se pasa al papel y lápiz.

La metodología aplicada por La Llave del Don se basa en una correcta transición de lo concreto a lo abstracto a través de una serie de ejercicios donde el alumno aprende de forma más rápida y eficiente, entendiendo el cómo y por qué de las cosas. Este método se aplica tanto a niños visuales (niños con un estilo diferente de aprender y percibir debido a que piensan con imágenes y no con palabras), como a los no visuales, a partir de 7 años de edad.

El método consiste en realizar ejercicios y representaciones en material concreto (principalmente aunque no limitado, en plastilina) junto con el estudiante, quién va descubriendo paso a paso cómo pasar del material concreto al cuaderno, gracias a un diseño especial en el que se aprenden las cantidades mediante unos "patrones".

TRATAMIENTO

El tratamiento es individual y, el niño deberá realizar actividades junto a un maestro de apoyo o bien con la familia .Todos los ejercicios de rehabilitación matemática tendrán como meta el razonamiento matemático .La adquisición de destreza en el empleo de relaciones cuantitativas es la meta de la enseñanza a niños discalcúlicos. Comenzar por un nivel básico, donde se enseñan los principios de la cantidad, orden, tamaño, espacio y distancia. Hay que enseñar al niño el lenguaje de la aritmética: significado de los signos, disposición de los números, secuencia de pasos en el cálculo y solución de problemas .

Deberemos atender a tres aspectos a la hora de tratar la discalculia:

  1. Desarrollo psicomotriz: Se trata de una serie de ejercicios perceptivo-motores que buscan mejorar la orientación espacial y la organización temporal, relacionándolos con el sentido del ritmo y la adquisición de la coordinación viso-motriz. Se intenta que el paciente posea un mayor conocimiento de su propio esquema corporal.
  2.  Desarrollo cognitivo: Además de tratar el aspecto psicomotriz, también se intentará mejorar el ámbito cognitivo. La misión de esta serie de ejercicios es trasladar los aprendizajes de un plano concreto a uno abstracto, para que el paciente se acostumbre a trabajar en planos como el matemático, que no tienen manipulación directa. Así pues, el paciente aprenderá a trabajar primero directamente con sustancias, luego con representaciones gráficas de esas sustancias, y luego con símbolos (para mejorar su comprensión de los símbolos matemáticos). De igual forma, se le enseñará vocabulario relacionado con las matemáticas, y se trabajará la atención y la memoria.
  3. Ámbito pedagógico: Son una serie de ejercicios más enfocados a la materia que presenta dificultades para el paciente, y no al paciente en sí. Se hace hincapié en todas las formas de cálculo: escrito, mental, concreto, etc.; así como a la noción de cantidad. La noción de cantidad engloba la asociación, la conservación de la materia, y otros aspectos que se usarán como base para la realización de operaciones.